lunedì 2 agosto 2010

Lectura esencial de la carta astral

La carta astral es más o menos el "identikit", el retrato-robot del individuo al que le corresponde ese cielo de nacimiento. Cuando tratamos describir a una persona con nuestras palabras, solemos empezar con sus características más evidentes: el color de su pelo, el color de sus ojos, si lleva lentes, si es calvo, si es alto o bajo, si es gordo o delgado etcétera. No solemos empezar con los detalles más insignificantes y menos evidentes, como si por ejemplo le gusta el café o la cerveza, si canta bien o mal, si tiene un lunarcito detrás de la oreja, etcétera.

Lo mismo acontece cuando se interpreta una carta astral. El cielo de nacimiento nos otorga un sinfín de informaciones sobre el individuo, pero no vale la pena empezar con los detalles menores: por ejemplo saber que su Mercurio, regente de la Quinta casa, se encuentra trino al Nodo Lunar, sí puede servir, pero sólo después de haber delineado e interpretado muchos otros elementos que en su carta astral tienen seguramente una importancia mucho, pero que mucho mayor.

Personalmente les aconsejo seguir esta lista:

1) empiecen con averiguar la posición del Sol, de la Luna, del Ascendente y de un eventual stellium (si hay)
2) determinen el planeta dominante (puede haber más que uno)
3) consideren la posición (en los signos y/o en las casas) de los demás elementos de la carta astral
4) luego consideren los principales aspectos angulares entre los más importantes elementos de la carta
5) si quieren profundizar algunos detalles, ahora sí lo pueden hacer; pueden considerar los dispositores (o regentes), las casas derivadas y eventuales otros elementos.

1) Sol, Luna, Ascendente y eventual stellium

Cada uno de estos elementos tiene prácticamente el mismo valor, la misma importancia, el mismo peso.
Del Ascendente se considerará obviamente el signo en que cae su cúspide, mientras que a ese nivel de interpretación desaconsejo considerar la extensión de la Primera casa (si se extiende a otros signos, si contiene o no planetas: estos son detalles que podrán ir considerando más tarde).
Del Sol, de la Luna y del stellium se considerará el signo pero también la casa que ocupan, cada uno de ellos.
Recuerden que hay una relación puntual entre las casas y los signos: la primera casa corresponde al primer signo (Aries), la segunda casa al segundo signo (Toro) etc. Así que si uno tiene el Sol en la Cuarta casa, se le puede considerar casi al mismo nivel que como si hubiera nacido bajo el signo del Cangrejo; si uno tiene la Luna en en la Tercera casa, se le puede considerar casi como si hubiera nacido bajo el signo de los Gemelos. A veces un individuo con, digamos, un stellium en la Quinta casa es más "león" que otros nacidos con el Sol ocupando el signo del León; un individuo nacido con la Luna en la Octava casa puede ser más "escorpión" que uno nacido con el Sol en el Escorpión, etc. etc.

A nivel de lectura esencial (y por supuesto: algo simplificada) de la carta, los mentados elementos se pueden considerar prácticamente equivalentes, al mismo nivel de importancia. Los voy a repetir aquí por mayor claridad:
1) signo ocupado por la cúspide del Ascendente
2) signo ocupado por el Sol
3) casa ocupada por el Sol
4) signo ocupado por la Luna
5) casa ocupada por la Luna
6) signo ocupado por el stellium (si hay)
7) casa ocupada por el stellium (si hay)

Consideremos ahora un ejemplo práctico, que vale mucho más de mil palabras.

Consideren las dos cartas arriba. En la carta de izquierda, la lectura esencial es la siguiente:
1) Ascendente Sagitario
2) Sol en Escorpión
3) Sol en la Undécima casa
4) Luna en Escorpión
5) Luna en la Duodécima casa
6) stellium en Escorpión
7) stellium en la Undécima casa

La interpretación esencial es: el sujeto tiene elementos de Sagitario (debido al Ascendente), de Escorpión (Sol, Luna, stellium), de Acuario (Sol y stellium en la Undécima casa) y de Pisces (Luna en la Duodécima casa).

En la carta de arriba al lado derecho, tenemos:
1) Ascendente Capricornio
2) Sol en Escorpión
3) Sol en la Décima casa
4) Luna en Libra
5) Luna en la Novena casa
6) no hay ningún stellium

Por lo tanto el sujeto tiene elementos de Capricornio (Ascendente en Capricornio y Sol en la Décima casa, además muy cerca del MC), de Libra (Luna) y de Sagitario (Luna en la Novena) y por supuesto, de Escorpión (Sol en Escorpión).

¿Así de simple? Así. Cabe añadir que en los temas femeninos la Luna suele tener relevancia mayor que el Sol en los temas masculinos; y que el Ascendente, como todo estudiante de Astrología bien sabe, se refiere principalmente a la actitud, a la impresión, a la imagen que el sujeto proyecta en los demás. Pero podemos afirmar que muchas veces los que nacen con el Ascendente Aries, por ejemplo, o con la Luna o un stellium en la Primera casa, son mucho más arianos de los que nacen con el Sol en ese mismo signo.

Existen los llamados "signos compensados", de los que escribiré en otra oportunidad. De esto se trata: hay arianos que tienden a comportarse como libras, hay capricornios que tienden a comportarse como "cangrejos", hay leones que tienden a comportarse como acuarianos etc. Para saber si uno pertenece a un signo compensado, o sea si tiene la tendencia a comportarse como si hubiera nacido en el signo opuesto, no hay más que conocerlo en persona, o sea saber cómo se comporta en la realidad. Tengan presentes que la regla del signo compensado vale sólo por la posición del Sol en los signos, y no por las demás posiciones que acabo de listar. Volveremos a esto.

2) El planeta dominante

Suele considerarse dominante (o regente del tema) el planeta o los planetas que se encuentran en conjunción con la cúspide del Ascendente y/o del MC (aún más si se encuentra en la "zona Gauquelin" respecto a esos dos puntos del cielo, es decir si se encuentra cerca del Ascendente pero en la Duodécima casa y/o si se encuentra conjunto al MC pero en la Novena casa).

Si no hay ningún planeta conjunto con el Ascendente o con el MC, se considera dominante el planeta (o los planetas) que forman cualquier aspecto angular con la cúspide del Ascendente y/o del MC.

Si no hay ningún planeta formando aspectos ni con la cúspide del Ascendente ni con la del MC (caso muy raro en la realidad), se puede considerar dominante el planeta regente del Ascendente.

Busquemos ahora el planeta dominante o los planetas dominantes en nuestras dos cartas de ejemplo.

En la de izquierda no hay ningún planeta conjunto ni con el Ascendente ni con el MC, conque debemos considerar los aspectos. Aquí notamos que Júpiter y Urano forman sesquicuadrado con el Ascendente (135°), lo que es suficiente para elegirlos de dominantes. Recuerden que estamos hablando de la lectura esencial y algo simplificada, por lo tanto a este nivel de lectura no vale la pena molestarnos a involucrar el aspecto menor de aproximadamente 15° que Luna y Venus forman con el Ascendente. Por otro lado, Luna y Venus también pueden considerarse dominantes gracias al sextil que forman con el MC. Consideren sólo los aspectos principales, pero incluyendo si necesario el quinconcio, el semicuadrado, el sesquicuadrado, el semisextil.

En la carta de derecha no cabe duda: la dominante planetaria es Júpiter-Sol: Júpiter por ser conjunto con el Ascendente, y el Sol por su conjunción con el MC.

3) Posición de los demás elementos principales de la carta (en los signos y en las casas)

Se considerarán los signos ocupados por los planetas rápidos o personales, y las casas ocupadas por los planetas (todos: rápidos y lentos), pues los signos ocupados por los planetas lentos (Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón) a este nivel de lectura (esencial y simplificada, nunca dejaré de subrayarlo) se puede ignorar porque es una posición más generacional que individual.

Veámoslo a nivel práctico. En la carta de izquierda se considerará que Mercurio se encuentra en Escorpión y ocupa la Undécima casa; Venus, junto a la Luna, ocupa la Duodécima casa en Escorpión; Marte se encuentra en Acuario y en la Segunda casa; Júpiter ocupa la Octava casa junto con Urano; Plutón ocupa la Novena casa; Saturno ocupa la Undécima casa.

En la carta de derecha hay Mercurio junto con la Luna en Libra y en la casa Novena; Marte en Escorpión y en la Décima; Venus en Sagitario y en la Undécima; Júpiter conjunto con el Ascendente (se le puede considerar como Júpiter en la Primera casa); Saturno en la Octava; Urano en la Segunda; Plutón en la Duodécima.

Cualquier libro de astrología les otorgará las puntuales interpretaciones de cada uno de los elementos aquí mentados.

4) Los principales aspectos angulares entre los más importantes elementos de la carta

En la carta de izquierda: la triple conjunción entre Sol, Mercurio y Saturno; el cuadrado que Marte forma con dicha conjunción; la conjunción entre Luna y Venus; el trígono que Júpiter y Urano forman con dicha conjunción; el cuadrado que Plutón forma con dicha conjunción. Creo que puede bastar, considerando que estamos hablando de una interpretación esencial y (ya lo saben...) simplificada.

En la carta de derecha: la conjunción entre Luna y Mercurio; el trígono que Neptuno forma con dicha conjunción; el sesquicuadrado que Urano forma con dicha conjunción; el trígono entre Marte y Urano y que se extiende al Sol (si consideramos un orbe amplio); el sextil entre Plutón y el Sol; mientras que por ejemplo la oposición entre Saturno y Urano, así como el trígono entre Saturno y Júpiter, los podemos considerar como aspectos generacionales, más que individuales.

5) Dispositores, casas derivadas etc.

El dispositor o regente es el planeta que "rige" el signo (o sea que se encuentra en domicilio en el signo) en que cae la cúspide da cada una de las casas de la carta astral.

Veamos las dos cartas de ejemplo.

Regentes de la carta de izquierda y sus posiciones:
Primera (Sagitario): Júpiter, en la Octava
Segunda (Capricornio): Saturno, en la Undécima
Tercera (Acuario): Saturno, en la Undécima  y Urano, en la Octava
Cuarta (Pisces): Júpiter, en la Octava y Neptuno, en la Undécima
Quinta (Aries): Marte, en la tercera y Plutón, en la Novena
Sexta (Toro): Venus, en la Duodécima
Séptima (Gemini): Mercurio, en la Undécima
Octava (Cáncer): Luna, en la Duodécima
Novena (León): Sol, en la Undécima
Décima (Libra): Venus, en la Duodécima
Undécima (Sagitario): Júpiter, en la Octava
Duodécima (Escorpión): Plutón, en la Novena

En la carta de derecha:
Regente de la Primera casa: en la Octava (Saturno)
Regente de la Segunda casa: en la Octava (Saturno) y en la Segunda (Urano)
Regente de la Tercera casa: en la Primera (Júpiter y Neptuno)
Regente de la Cuarta casa: en la Undécima
Regente de la Quinta casa: en la Undécima
Regente de la Sexta casa: en la Novena
Regente de la Séptima casa: en la Novena
Regente de la Octava casa: en la Décima
Regente de la Novena casa: en la Novena
Regente de la Décima casa: en la Undécima
Regente de la Undécima casa: en la Undécima
Regente de la Duodécima casa: en la Primera

(S.E. & O.)

Al fin de esta tarea, habrán Ustedes captado el 90% o más de las informaciones importantes sobre el sujeto cuya carta astral están leyendo. Desde luego, llegados a este punto la cosa no se acaba: no, su tarea interpretativa empieza ahora...