domenica 15 novembre 2015

La preguntona y el contestón / 7

Fragmentos de conversaciones en chat sobre cuestiones astrológicas


S ¡Qué interesante, Luciano, lo que me cuentas! Y ya le viste la carta a nuestro amigo, supongo!
Yo Sí.
S ¿Y concuerda con lo que has visto o conocido de él?
Yo La carta astral concuerda siempre, si la hora es correcta.
S Así que lo mejor es que no sepas nada de mí y así me dices lo que ves en la carta sin influencias externas...
Yo Te equivocas, y te equivocas mucho. El astrólogo no tiene que adivinar nada… Si tú te vas al médico no le dices: Mejor no le digo nada, así Usted me lo dice todo sin influencias externas, sino que le explicas bien cómo eres cómo te sientes, cuáles son tus costumbres etc. Cuanta más información le das, tanto mejor él trabaja. Lo mismo el astrólogo.
S What! Pero es trampa - Porque el astrólogo va a adecuar sus métodos a lo que le estás diciendo. Entonces ¿para qué sirve una confirmación de cómo eres?
Yo De nada. Si uno se conoce bien, ¿para qué necesita confirmaciones?
S A ver... En ese caso ¿cuál es la utilidad del astrólogo? 
Yo Mira... he grabado vídeos y he escrito entradas de blog, ahora no me apetece repetirlo.
S Mmmmm corto de paciencia, ¿eh? Ya veré tus vídeos para que no se te cansen los dedos y ojos - Me gusta que me enseñen con paciencia y dulzura como a una niña pequeña!
Yo No puedes decir que no he tenido paciencia. He contestado cortésmente tooooodas tus preguntas. S Es así. ¡De verdad lo hiciste y por eso te lo agradezco! ¡Hey! Además la mayoría de las personas son egocéntricas y les encanta hablar de ellos mismos.

(Fin... de momento)